RIESGOS LABORALES EN LA ACTIVIDAD AGRARIA: CONTROL DE FUENTES DE ENERGÍA

En otras actividades productivas es habitual utilizar una cantidad limitada de fuentes de energía, sobre todo la energía eléctrica o la energía hidráulica. Sin embargo, en la Actividad Agraria es muy frecuente la presencia de más de una fuente de energía en un mismo lugar junto con diferentes formas de generación. Con independencia de la fuente o fuentes de energía presentes en la Actividad Agraria, siempre será necesario un adecuado mantenimiento y control de los suministros energéticos para tener bajo control los riesgos laborales asociados al uso de diferentes fuentes de energía.

Para realizar reparaciones programadas o de emergencia, inspecciones y mantenimiento preventivo de equipos o simplemente por razones operacionales, es indispensable que los equipos estén fuera de servicio o inactivos y que permanezcan así (sin ser encendidos, activados o energizados) durante el período en el que se realiza el trabajo.

En la Actividad Agraria se suele dar la utilización de diversas fuentes de energía de manera simultánea como son:

  • La energía eléctrica.
  • La energía hidráulica
  • La energía neumática

Y cada una de ellas presenta sus riesgos y medidas preventivas correspondientes.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que, en ocasiones, la actividad agraria requiere de la generación de la energía que se va a consumir, independientemente del tipo de energía de que se trate. Así, por ejemplo, se puede considerar el caso de un sistema de elevación de agua para riego que emplea unos paneles solares para producir la energía eléctrica que necesita o el caso del sistema de calefacción por aire caliente de un invernadero que utiliza una caldera que calienta el aire y genera energía neumática (corrientes de aire caliente).

La principal causa de accidentes derivados de la utilización de estas fuentes de energía es la falta de información.

Es muy frecuente que los trabajadores que realizan las actividades de reparación, inspección o mantenimiento sean ajenos a los que habitualmente se encuentran en el centro de trabajo, lo que favorece que sean percibidas por estos últimos como excepcionales y en muchos casos se desconozca su alcance. Incluso, si se trata de trabajadores propios de la empresa puede darse esa percepción.

Por otra parte, salvo excepciones, no se trata de una actividad que forme parte de la rutina de los trabajadores del centro de trabajo, lo que supone el riesgo de que estos trabajadores activen alguna fuente de energía siguiendo su rutina habitual y provoquen un accidente al desconocer que otros trabajadores estaban realizando trabajos de reparación, inspección o mantenimiento. En las siguientes líneas vamos a proponer una forma de solucionar esta falta de información y mantener bajo control las fuentes de energía.

MECANISMOS DE CONTROL

Los mecanismos de control son todos aquellos procedimientos o rutinas que permiten mantener en modo “seguro” las fuentes de energía. Fundamentalmente son de tres clases:

  1. Aislamiento.
  2. Bloqueo.
  3. Etiquetado.

Aislamiento.

La rutina de aislamiento consiste en la practica de seguridad por la que se corta el paso o ingreso de cualquier flujo de energía a cables, tuberías, equipos o recipientes. Dependiendo de la fuente de energía, existen diferentes alternativas para realizar el aislamiento de la fuente de energía:

  1. Electricidad: Normalmente, la electricidad se puede aislar en su punto de suministro, es decir, en el cuadro del que parten los diferentes circuitos eléctricos y anulando el circuito sobre el que se vaya a realizar la operación. También es posible aislar un circuito eléctrico cortando o derivando una o varias de sus fases con dispositivos que eviten el contacto accidental del trabajador con la electricidad, ya sea este contacto directo o indirecto.
  2. La energía hidráulica: La energía hidráulica depende de la presión a la que se encuentre el fluido que la contiene. Si el fluido es el agua podemos encontrarla a la presión atmosférica (canales, ríos, arroyos, surcos, …) o a mayor presión que la presión atmosférica (tuberías, prensas hidráulicas, …). A presión atmosférica los mecanismos de aislamiento pasan por la derivación (desviar el flujo de agua), contención (almacenar en un reservorio el agua que fluye) o dispersión (aumentar la superficie por la que se distribuye el agua). Por el contrario, cuando el agua se encuentra a presión en tuberías o conducciones es necesario utilizar otros medios como puede ser la utilización de discos ciegos o llaves de corte para aislar el flujo de agua. Si el fluido es algún tipo de aceite, lo más habitual es que se encuentre a presión y para aislarlo se utilicen los mismos procedimientos que con el agua en esa condición.
  3. La energía neumática: A diferencia de la energía hidráulica, el fluido (gas) siempre se encuentra sometido a presión. Su uso mas habitual en la actividad agraria es el de inflado de neumáticos, aunque también existen otras aplicaciones como pueden ser la creación de atmosferas controladas (con diferentes tipos de gases) en cámaras de conservación o envasado de productos frescos (lechugas, judías, ensaladas), el accionamiento de determinados equipos (sopladores, atornilladores, taladradoras, sierras de corte, etc.) o los gases no combustibles que se puedan utilizar en el trabajo en laboratorios agrarios (nitrógeno, oxígeno,…). La forma de aislar esta fuente de energía es idéntica a la de los líquidos sometidos a presión (agua y aceite), es decir, utilizando discos ciegos o llaves de corte para aislar el flujo de gas.


El aislamiento del circuito que transporta la energía puede evitar muchos accidentes. Esto es así porque se evita que la maquina, el equipo o el circuito que se están verificando, inspeccionando  o probando disponga de energía para funcionar. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso con los equipos que incluyan piezas móviles o con inercia porque pueden seguir moviéndose y provocar un accidente hasta que se detengan totalmente.

Bloqueo.

El objeto del bloqueo es evitar el acceso a la fuente de energía por parte de personas o animales para que no se pueda activar accidentalmente. El bloqueo es una actuación complementaria del aislamiento ya que, además de detener o contener el flujo de energía, se evita que durante las labores de reparación, inspección o mantenimiento se pueda accionar la fuente de energía de forma accidental.

El bloqueo se utiliza, sobre todo, para evitar el accionamiento accidental de un circuito dotado de energía, ya sea esta eléctrica, hidráulica o neumática. Por este motivo se emplean candados o llaves para impedir el acceso a los elementos de activación (llaves de paso, válvulas, magnetotérmicos, etc.). Por ejemplo, en los cuadros eléctricos de los que parten los diferentes circuitos es muy frecuente utilizar una llave para impedir el acceso, mientras que en circuitos hidráulicos o neumáticos se utilizan llaves de corte con algún tipo de mecanismo de bloqueo (candado, pasador, etc.).

Etiquetado.

Consiste en la colocación de tarjetas de advertencia para indicar al personal la prohibición de activar los mecanismos de control de las fuentes de suministro energético o de otro tipo.

No confundir este etiquetado con la señalización en el lugar de trabajo que tiene mas que ver con medidas preventivas de protección colectiva.

En este caso, la etiqueta informa que se esta realizando algún tipo de trabajo (reparación, inspección o mantenimiento) y que no se puede activar la fuente de suministro energético para evitar un accidente.

El etiquetado no impide por si mismo el acceso a los elementos de activación de la energía, pero puede ser suficiente para evitar un accidente si se respetan las instrucciones reflejadas en la etiqueta.

Cuando se espera que en el mismo centro de trabajo confluyan trabajadores de diferentes empresas o con escasa experiencia es mucho mejor realizar un bloqueo además de situar una etiqueta informativa. Si las consecuencias de la activación accidental se estima que pueden ser graves o muy graves, el bloqueo se vuelve obligatorio y asociado al etiquetado.

Las etiquetas también son útiles para planificar las inspecciones o el mantenimiento periódico, ya que se pueden utilizar para incluir la fecha de la última revisión realizada o la de la próxima revisión programada que hay que realizar.

Prevención de Riesgos Laborales en la Actividad Agraria

Introducción a los diferentes conceptos asociados a la Prevención de Riesgos Laborales en la Actividad Agraria, entendiendo como tal la que se asocia con la actividad agrícola, ganadera, forestal y agroindustrial. Breve descripción de conceptos asociados a los Riesgos Profesionales y a los Factores de Riesgo en la Actividad Agraria.

La Prevención de Riesgos Laborales en la Actividad Agraria (PRLA) requiere, como paso previo a la definición de actuaciones de Prevención, el conocimiento de una serie de conceptos básicos, relacionados tanto con los procesos productivos como con el uso de las herramientas y equipos específicos del sector Agrario.

Asimismo, se contempla la prevención desde la necesidad de su implantación a través de un conocimiento detallado de los Riesgos Profesionales y Factores de Riesgo que se presentan en la actividad agraria.

EL TRABAJO Y LA SALUD EN LA ACTIVIDAD AGRARIA.

Trabajo.

Se entiende por Trabajo, en general, a la actividad social organizada que, a través de la combinación de recursos de naturaleza diferente, como trabajadores, materiales, energía, tecnología, organización, etc., permiten alcanzar unos objetivos y satisfacer unas necesidades.

Ejemplo de condiciones de trabajo a principios del siglo XX

Salud

La Organización Mundial de la Salud, define la Salud como “el estado de bienestar físico, mental y social completo y no meramente la ausencia de daño o enfermedad.
De las condiciones en que se realiza el trabajo dependerá que éste sea beneficioso o perjudicial para la salud.

Condiciones de trabajo.

Es el conjunto de variables que definen la realización de una tarea concreta y el entorno en que ésta se realiza. Este conjunto de variables determina la salud del trabajador.

Enfermedad ocupacional

Estados patológicos contraídos o agravados con ocasión del trabajo o exposición al medio en que el trabajador se encuentra obligado a trabajar.

Seguridad.

Es el grado ideal de compenetración del Hombre, consigo mismo y con el medio que lo rodea, donde su salud, integridad física y la satisfacción de todas sus necesidades estén garantizadas.
La seguridad absoluta no esta garantizada ya que siempre es posible la ocurrencia de accidentes imprevisibles como consecuencia de diferentes causas.

Higiene Agraria.

Es una disciplina derivada de la Higiene Industrial mediante la cual se establecen una serie de normas preventivas con el fin de evitar Accidentes y enfermedades profesionales directamente relacionadas con la actividad agraria y que pueden derivarse de diferentes tipos de agentes: físicos, químicos y biológicos.

Ergonomía.

Aplicación de las ciencias biológicas al hombre junto con las ciencias de ingeniería, para logra la adaptación óptima del hombre y su trabajo, midiéndose los beneficios de la aplicación de esta disciplina en términos de eficiencia y bienestar del trabajador.

RIESGOS PROFESIONALES Y FACTORES DE RIESGO.

Muchos de los riesgos tienen su origen en la falta de preparación por parte del trabajador, generalmente consecuencia de la falta de formación e información o por no estar familiarizado con la tarea a realizar. El exceso de confianza, derivado de las carencias formativas, puede hacer que los riesgos no sean percibidos como tales y que, en ocasiones, por descuido y falta de precaución se corran riesgos innecesarios e inaceptables.
En otros sectores productivos se exigen una serie de requisitos físicos y psíquicos a los trabajadores antes de su incorporación al nuevo trabajo y pasan por un completo reconocimiento médico. En el sector agrario predominan situaciones de contratación que son menos frecuentes en otros sectores productivos:

Contratación temporal o por temporada: En muchas ocasiones, por la estacionalidad de determinadas tareas agrarias (podas, recolección, aplicaciones de plaguicidas, etc.) se requiere la contratación de trabajadores temporales que, en muchos casos, son inexpertos en la tarea a desempeñar, desconocen los procedimientos adecuados de trabajo o los riesgos de todo tipo a los que se exponen.

Contratación por turnos o a destajo: En algunas tareas agrarias, sobre todo en el sector ganadero, predomina la contratación por turnos y a destajo debido a que el ganado suele requerir de una atención continua durante todos los días de la semana o puntual en determinados momentos del año (asistencia a la reproducción, esquilado, vacunación, etc.)

La falta de experiencia o formación en el sector agrario suele ser un problema fácilmente solucionable, salvo casos excepcionales (aplicación de plaguicidas, veterinarios, ingenieros agrónomos o agrícolas, …). La utilización de sesiones informativas previas a la incorporación al trabajo o la creación de programas de primera incorporación en las empresas son buenas medidas preventivas que pueden evitar muchos accidentes. Sin embargo, la necesidad de un reconocimiento medico previo al inicio de la actividad, sobre todo en el caso de exposición a agentes químicos, físicos o biológicos, no se produce con la frecuencia que sería deseable.
En los siguientes párrafos vamos a describir diferentes conceptos relacionados con los riesgos profesionales y los factores de riesgo asociados a la Actividad Agraria.

Peligro.

Fuente o situación con capacidad de producir daño en términos de lesiones, daños a la propiedad, daños al medio ambiente o una combinación de todos o parte de ellos.

Riesgo.

Riesgo es el daño potencial que puede surgir por un proceso presente o situación futura.

En ocasiones se utiliza este concepto como equivalente al de probabilidad, aunque en el asesoramiento profesional del riesgo, el riesgo combina la probabilidad de que ocurra un suceso negativo con cuanto daño causaría dicho suceso.

Riesgo laboral o profesional.

Posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Se puede considerar como una combinación entre la frecuencia, la probabilidad y las consecuencias que podrían derivarse de la materialización de un peligro.

Prevención de Riesgos Laborales

Es la disciplina que busca promover la seguridad y salud de los trabajadores mediante la identificación, evaluación y control de los peligros y riesgos asociados a un proceso productivo, además de fomentar el desarrollo de actividades y medidas necesarias para prevenir los riesgos del trabajo.

Accidente.

Acontecimiento no deseado que puede causar daños físicos a las personas, propiedades o procesos.

Accidente de trabajo.

Todo suceso que produzca en el trabajador una lesión funcional o corporal, permanente o temporal, inmediata o posterior, o la muerte, resultante de una acción que pueda ser determinada o prevenida en el curso del trabajo, por el hecho o con ocasión del trabajo. Se incluyen aquí los accidentes que tienen lugar durante los desplazamientos hacia o desde el trabajo a su lugar de alojamiento o residencia por los recorridos habituales o convencionales (accidentes “in itinere”).

Accidente común.

Son las lesiones funcionales o corporales resultantes de la acción violenta de una fuerza exterior, comprendida en un período fuera del horario de trabajo.

Causas de los accidentes.

Todos los accidentes tienen una causa, independientemente de si esta causa es previsible o improbable. Ninguna causa es imposible, porque todas tienen una probabilidad de ocurrencia por mínima que sea.

Dentro de las causas de los accidentes podemos distinguir entre:

  • Causas inmediatas, que pueden derivarse de:
    • Acciones inseguras del trabajador.
    • Condiciones inseguras
  • Causas básicas o Causas Origen que incluyen:
    • Factores personales.
    • Factores del trabajo.

Las acciones inseguras son un grupo de causas inmediatas derivadas de comportamientos y actuaciones personales que suponen el deterioro o la perdida de la seguridad personal o colectiva. Entre otras podemos citar:

  1. Mal uso de los elementos de protección personal.
  2. Alcoholismo.
  3. Actitudes indebidas.
  4. Consumo de drogas.

Por otra parte, las condiciones inseguras, son un grupo de causas inmediatas que se derivan de condiciones del entorno que pueden contribuir a que ocurra un accidente. Las mas frecuentes en la mayoría de los procesos de trabajo son:

  1. Falta de orden y limpieza.
  2. Desgaste normal de las instalaciones y equipos
  3. Mantenimiento inadecuado.
  4. Riesgos asociados a fuentes de energía (electricidad, combustibles, presión hidráulica o neumática, motores, etc.).
  5. Riesgos catastróficos (incendio, inundación, terremotos, deslizamiento de terrenos, etc.).

En lo que se refiere a causas básicas, destacar las causas de tipo personal o individual, que están relacionadas con la formación, conocimientos, capacidad y aptitud del individuo para el desempeño de su puesto de trabajo. La prevención de accidentes asociados a estas causas pasa no solo por la formación en materia de prevención de Riesgos Laborales, sino que también es necesario un plan de desarrollo profesional que incluya formación para la mejora del desempeño personal e incremente la motivación y el compromiso con el trabajo.

Las causas asociadas a factores del trabajo incluyen aspectos tales como:

  1. El mantenimiento inadecuado de equipos e instalaciones.
  2. Diseños poco apropiados para la seguridad y la salud en el trabajo.
  3. Las adquisiciones erróneas o no aptas para el proceso de trabajo
  4. El uso anormal o inadecuado de las herramientas
  5. El empleo de estándares inadecuados o incompatibles entre sí.

Los accidentes que tienen lugar por esta última causa son poco frecuentes en los países desarrollados y mas frecuentes en los países en vías de desarrollo. A pesar de los importantes esfuerzos de estandarización realizados por la Agencia Internacional de Estandarización (I.S.O = International Standard Office en inglés), todavía existen problemas con las unidades de medida (metros, litros, yardas, pulgadas, bushels, etc.) y con las normas de estandarización (UNE, ASTM, …), sobre todo en países donde no existe una “tradición” de uso de determinadas medidas o estándares, o bien con una clara vocación comercial que les obliga a adaptarse a las “características” del mercado cliente.

Tipos de accidentes.

Los accidentes se pueden clasificar de la forma siguiente, no exhaustiva:

  1. Golpeado contra.
  2. Golpeado por
  3. Caída al nivel inferior
  4. Caída al mismo nivel
  5. Atrapado por, bajo, entre
  6. Herido, escoriado, ampollado o con abrasión.
  7. Reacción corporal
  8. Sobreesfuerzo.
  9. Contacto con corriente eléctrica.
  10. Contacto con radiaciones.
  11. Contacto con sustancias causticas, acidas o corrosivas-
  12. Exceso de temperatura por temperaturas extremas.
  13. Accidentes en vehículos a motor.
  14. Sin clasificación por datos insuficientes.