Fertimejorantes para la mejora de la fertilidad del suelo y la retención de nutrientes.

A diferencia de los fertilizantes convencionales, de base orgánica o inorgánica, los fertimejorantes movilizan y ponen a disposición de las plantas los nutrientes que se encuentran de forma natural en el suelo o que han sido aportados al suelo en formas poco asimilables.

Los fertimejorantes son aquellos preparados a base de microorganismos, sustancias orgánicas o inorgánicas que, aplicados sobre un suelo agrícola, permiten movilizar y poner en disposición de las plantas los nutrientes que necesitan.

No deben confundirse con los fertilizantes convencionales ya que por sí mismos no aportan nutrientes a las plantas sino que modifican las condiciones del suelo para hacer más accesibles los nutrientes que ya se encuentran en el suelo o que se van a aplicar. Por tanto, si los nutrientes no están en el suelo o están en una cantidad insuficiente como para satisfacer las necesidades nutricionales de las plantas, la aplicación de fertimejorantes no producirá efectos sobre el rendimiento del cultivo a diferencia de lo que ocurriría si se utiliza un fertilizante.

Los fertimejorantes no van a suponer, en principio, un cambio a corto plazo de la textura y estructura del suelo, sino que su efecto principal va a ser, fundamentalmente, un cambio en la química del suelo y, en algún caso, un incremento y mejora de la biodiversidad. Este comportamiento sobre el suelo diferencia a este tipo de preparados de las enmiendas, orgánicas o inorgánicas, que si pueden ocasionar efectos mas o menos permanentes sobre la textura y estructura del suelo. Es el caso, por ejemplo, de las enmiendas a base de yeso y materia orgánica en suelos salinos que desagregan las partículas del suelo, favorecen la infiltración y mejoran la fertilidad.

La utilización de fertimejorantes no es incompatible con el uso de fertilizantes, independientemente de que si son de base orgánica o inorgánica, aunque es cierto que aquellos fertimejorantes cuyo ingrediente principal son microorganismos vivos no se ven precisamente favorecidos por el uso de fertilizantes de base inorgánica. En cuanto a la compatibilidad de los fertimejorantes con base en microorganismos respecto de los fertilizantes orgánicos, dependerá de aspectos tales como la presencia de una microflora y microfauna competidora, la presencia de sustancias contaminantes (plaguicidas, metales pesados, antibióticos,…) o el PH del propio fertilizante orgánico para que desarrollen todo su potencial de mejora de la fertilidad.

Se pueden caracterizar tres tipos principales de preparados fertimejorantes de uso en agricultura:

  1. A base de microorganismos vivos.
  2. A base de sustancias orgánicas.
  3. A base de sustancias inorgánicas.

Siendo posible la existencia de formulaciones comerciales donde se combinan dos o más de las categorías anteriores para un mismo producto.

Los fertimejorantes a base de microorganismos vivos se formulan a través de cultivos de microorganismos extraídos, generalmente, del medio natural. Es muy frecuente que estos fertimejorantes incluyan, además de los microorganismos vivos, diferentes sustancias coadyuvantes, nutrientes o enzimas para favorecer la implantación y supervivencia en el suelo. Uno de los fertimejorantes a base de microorganismos vivos, más utilizado y conocido, son los preparados a base de micorrizas. Las micorrizas pertenecen a diferentes especies de hongos del suelo que se asocian a las raíces de las plantas para facilitarles el acceso a los nutrientes del suelo en condiciones adversas de salinidad, PH o déficit hídrico. Además de este efecto de mejora en la accesibilidad a los nutrientes, también suelen tener un efecto fitoestimulante, mejorando la resistencia a la sequía o a la presencia de sustancias contaminantes.

Los fertimejorantes a base de sustancias orgánicas contienen compuestos que cambian la química del suelo, facilitando la liberación de nutrientes en formas disponibles para su asimilación por parte de las plantas. Es muy frecuente que sean utilizados por los microorganismos vivos presentes en el suelo ya que, en algunos casos, son una fuente de recursos alimenticios. Habitualmente, modifican el complejo arcillo-húmico, favoreciendo la retención y almacenamiento de los nutrientes que llegan al suelo, ya sea a través de la descomposición de la materia orgánica o por la aportación de fertilizantes orgánicos o inorgánicos. Uno de los más conocidos y utilizados es el fertimejorante a base de ácidos húmicos y fúlvicos que se asocian con las arcillas del suelo para reforzar el complejo arcillo-húmico. En algunos casos, los ácidos húmicos y fúlvicos tienen una persistencia en el suelo que puede llegar a más de cinco años y se suelen combinar con algunos nutrientes en compuestos mixtos orgánico-inorgánico más estables y accesibles para las plantas en condiciones de PH básico o acido. La importancia de este tipo de sustancias orgánicas es tal que se están realizando pruebas y experimentos para ver si es posible utilizarlas como sumideros de carbono para reducir el cambio climático y el efecto invernadero.

Finalmente se encuentran los fertimejorantes a base de sustancias inorgánicas. Es muy frecuente que se trate de compuestos minerales cuyo componente principal son diferentes tipos de arcillas o sustancias similares. La característica común de esta categoría de fertimejorantes es que presentan una elevada superficie de contacto microscópico con el medio en el que se encuentran, facilitando la retención y captación de nutrientes aplicados al suelo. Algunos de los fertimejorantes más conocidos dentro de esta categoría son las perlitas y vermiculitas, a base de ciertos compuestos minerales de origen volcánico. Comercialmente, este tipo de fertimejorantes es frecuente que no se combinen con otras categorías de fertimejorantes, aunque pueden existir en forma de encapsulados de semillas u otros preparados similares.

El concepto de fertimejorante es un nuevo concepto que busca diferenciar la forma en que actúan los fertilizantes, proporcionando nutrientes a las plantas, de otro tipo de sustancias o preparados que tienen como objetivo mejorar la disponibilidad de nutrientes para las plantas.

Sharing is caring!

2 opiniones en “Fertimejorantes para la mejora de la fertilidad del suelo y la retención de nutrientes.”

    1. Un fertimejorante es una enmienda, orgánica o inorgánica, que añadida al suelo mejora su fertilidad, es decir, incrementa su capacidad para almacenar agua y nutrientes para los cultivos y organismos del suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *