Fenologia, propagación y establecimiento del cultivo de Granadilla (passiflora ligularis)

Fenología del cultivo.

Los estados fenológicos de la granadilla son los siguientes:

  • Etapa vegetativa 0 (V0) que se corresponde con la germinación de la semilla y dura entre 15 y 20 días, dependiendo de la calidad de la semilla, el substrato de siembra, el manejo del riego y de la temperatura.
  • Etapa vegetativa 1 (V1.1) que corresponde a la emergencia de la plántula y ocurre en las primeras tres semanas después de la siembra de la semilla. Es una etapa que se desarrolla completamente en semillero o en vivero y en ella se realizaría el primer trasplante a bolsa.
  • Etapa vegetativa 2 (V1.2) que corresponde a la fase de trasplante al sitio definitivo y se produce entre los 65 y 75 días después de la siembra de la semilla. En esta etapa se realiza la eliminación de los chupones basales, si aparecen. Lo más importante es que no falte agua a las plantas.
  • Etapa vegetativa 3 (V1.3) en la que predomina el desarrollo vegetativo, produciendo únicamente hojas, chupones y zarcillos.
  • Etapa vegetativa 4 (V1.4) es una etapa de transición en la que empiezan a aparecer los botones florales.
  • Etapa reproductiva 1 (R1.1) correspondiente a la floración propiamente dicha. Más del 50% de las plantas del cultivo presentan flores en cartucho y flores abiertas.
  • Etapa reproductiva 2 (R1.2) correspondiente a la formación del fruto y con una duración que oscila entre los 50 y los 60 días. En esta etapa se produce un trasvase de fotoasimilados desde las hojas hacia los frutos formados.
  • Etapa reproductiva 3 (R1.3) correspondiente a los procesos de llenado y maduración del fruto. Su duración es de entre 20 y 25 días.

En condiciones agroclimáticas normales, el cultivo de la granadilla se comporta como semipermanente y presenta una superposición de fases vegetativas y reproductivas. Durante el segundo ciclo se denominaran V2.1, V2.2, V2.3, V2.4, R2.1, R2.2, R2.3 y así sucesivamente en el tercer ciclo.

Hitos fenológicos en granadilla
Tabla 1: Hitos fenológicos en granadilla

Métodos de propagación.

La granadilla puede propagarse por semillas o vegetativamente.

El método de propagación por semillas es el más utilizado porque se obtienen plantas de mayor longevidad, es decir, más años de vida en producción. Sin embargo, como la polinización de la granadilla es cruzada se produce una gran variabilidad en el material genético y pueden obtenerse plantas con características indeseables. La mejora genética de la variedad debe pasar por la polinización artificial para producir mejores ejemplares, práctica que también es recomendada en aquellas plantaciones que presentan las siguientes condiciones:

  • Nubosidad y clima frio.
  • Escasez de polinizadores

La maduración de los pares de flores, que por nudo tiene la granadilla, presenta una pequeña diferencia de edad, lo que favorece la atracción constante de polinizadores. Diariamente las flores se comportan como sigue:

  • Apertura de la flor: entre las 1:30 y las 2:00 a.m.
  • Apertura total: aproximadamente a las 4:00 a.m. del mismo día.
  • Cierre: a partir de las 14:00 comienza a cerrarse, independientemente de si ha sido o no polinizada.

Este comportamiento de la flor facilita la polinización artificial o manual que se realiza conforme a la siguiente secuencia:

  1. Un día antes de que se abran las flores, se seleccionan los botones florales de las mejores plantas (más productivas, más sanas, mayor tamaño, etc.) en una cantidad suficiente.
  2. Se introducen las flores sin abrir en una pequeña bolsa de plástico.
  3. Antes de las 6.00 a.m. del día siguiente y una vez abiertas las flores recogidas el día anterior, se les corta con cuidado las anteras y se deposita en una bolsa de papel o recipiente contenedor.
  4. Con un pincel pequeño se distribuye el polen recolectado sobre los estigmas de las flores abiertas ese mismo día. Esta operación debe hacerse con rapidez porque la viabilidad del polen es limitada (más baja cuanto menor humedad exista en el ambiente).
  5. Una vez realizada la fecundación, las flores polinizadas artificialmente deben protegerse individualmente para evitar el acceso de polinizadores.
  6. El proceso se puede repetir en días sucesivos las veces que sea necesario.

Los mejores frutos para extraer las semillas son aquellos que se han extraído de plantas sanas de alta productividad que sean maduros, enteros, sanos y con un peso individual de 100 gramos o más. La extracción de las semillas se inicia cortando los frutos por la mitad para, a continuación, vaciar su contenido en un recipiente con agua limpia y manteniéndolo en remojo durante 48 horas. Pasado este periodo, se pasa la mezcla macerada por un tamiz de menor tamaño de malla que la semilla, hasta que se desprenda completamente el arilo. Una vez separadas las semillas se las deja secar a la sombra de 24 a 48 horas.

Las semillas obtenidas pueden tratarse con un tratamiento de desinfección para posteriormente sembrarlas en semillero con tierra con alto contenido en materia orgánica para luego trasplantarlas.

Las semillas deben germinar después de 15 a 20 días.

Las semillas almacenadas en refrigeración a 4 ºC, a una humedad relativa del 75%, envasadas en bolsas de papel, plástico o aluminio, pueden mantener su viabilidad hasta por dos años y mantener un porcentaje de germinación superior al 50%.

El segundo método utilizado para la propagación de la granadilla es mediante injertos sobre plantas patrón del genero passiflora. Este tipo de propagación solo es adecuado cuando se quiere superar problemas de enfermedades causadas por hongos del suelo o por limitaciones edafoclimáticas, es decir, suelos inapropiados o climas fríos. El maracuyá (passiflora edulis) puede ser una buena opción debido al amplio número de variedades existentes y a su vigor.

Un tercer método de propagación es mediante estaquillado, utilizando estacas de la planta que se mantienen dos meses en suelo antes de ser trasplantadas a terreno definitivo. Este método proporciona plantas de granadilla que entran antes en producción pero cuya vida productiva es menor que las reproducidas por semilla.

Finalmente otros métodos de propagación son el acodo (aéreo o de suelo) y el injerto de aproximación.

Métodos de propagación de la Granadilla
Tabla 2: Resumen de métodos de propagación de la Granadilla

Siembra y plantación.

Las plantas o plantones de granadilla se trasplantan al terreno definitivo cuando alcanzan entre 10 y 15 cm de altura. Una de las principales razones es la escasa área foliar que implica una menor deshidratación y estrés de trasplante. También es recomendable realizar el trasplante en días frescos, por la tarde y al inicio de la temporada de lluvias.

El trasplante se puede realizar al mismo nivel o mayor nivel del suelo. Para reducir la virulencia de un ataque de hongos del género Fusarium sp a nivel del cuello de la planta se recomienda realizar el trasplante por encima del nivel del suelo natural.

Prevención de Fusarium
Figura 1: Modo de plantación para prevenir ataque de hongos de suelo.

En el caso de que no se disponga de sistema de riego, lo recomendable es planificar la siembra para que coincida con la época de lluvia y trasplantar las plantas en horas de tarde. La siembra debe hacerse en hoyos con la misma profundidad de la bolsa, para evitar encharcamiento y pudrición de las raíces o de la base del tallo.

La selección de un marco plantación para un determinado lugar, va a depender de los siguientes parámetros:

  • Altitud de la plantación. Dentro de los límites de altitud admisibles para este cultivo, cuanto mayor es la altitud, mayor debe ser la densidad de plantación para compensar un crecimiento más lento y menores longitudes de entrenudos.
  • Vigor varietal de la planta. Cuanto mayor es el vigor varietal de la granadilla seleccionada, menor debe ser la densidad de plantación. En el caso de las plantas procedentes de injerto o esqueje, la reducción del vigor comparada con el que tienen las plantas procedentes de semilla es muy frecuente, permitiendo mayores densidades de plantas.
  • Disponibilidad de nutrientes en el suelo. Los suelos con un nivel adecuado de nutrientes y bien aireados, permiten mayores densidades de plantación.

Los marcos de plantación en terreno llano más habituales en granadilla son los siguientes:

  • 6 x 6 metros con una densidad de plantación de 277 plantas por hectárea.
  • 5 x 5 metros con una densidad de plantación de 500 plantas por hectárea.
  • 4 x 4 metros con una densidad de plantación de 625 plantas por hectárea.

Una hectárea (Ha) de terreno son 10.000 m2.

En cualquiera de los tres tipos de marco recomendados la plantación de las plantas es en cuadro.

Otro elemento que interviene en el establecimiento del marco de plantación es la disponibilidad de instrumentos topográficos (teodolitos, GPS, …) adecuados para situar correctamente sus límites. Cuando no se dispone de instrumentos topográficos para definir los límites del marco, lo más recomendable es utilizar el método de los cuadrados perfectos que consiste en aprovechar que en algunos triángulos rectángulos (uno de sus ángulos es de 90º sexagesimales) todos sus lados son números enteros o múltiplos de números enteros. Por ejemplo, un triángulo rectángulo cuyos catetos midan, respectivamente, 3 y 4 m, tiene una hipotenusa que mide, exactamente, 5 m. Este hecho es fácilmente demostrable con el teorema de Pitágoras y puede verse en la figura 2.

Teorema de Pitágoras y cuadrados perfectos.
Figura 2: Teorema de Pitágoras y cuadrados perfectos.

De acuerdo a estas circunstancias específicas, los marcos de plantación recomendados son los siguientes:

  • 9 x 5 metros con una densidad de plantación de 222 plantas por hectárea.
  • 9 x 4 metros con una densidad de plantación de 277 plantas por hectárea.
  • 6 x 5 metros con una densidad de plantación de 333 plantas por hectárea
  • 6 x 4 metros con una densidad de plantación de 426 plantas por hectárea
  • 3 x 5 metros con una densidad de plantación de 666 plantas por hectárea.

Los triángulos rectángulos que se pueden utilizar para definir estos marcos de plantación son los siguientes:

  1. Triangulo A (a= 3 m; b= 4 m; c= 5 m)
  2. Triangulo B (a= 5 m; b= 12 m; c= 13 m)

A modo de ejemplo, en la figura 3 puede verse la secuencia de definición o replanteo del marco de plantación de 9 x 5, donde se utiliza el triángulo rectángulo B.

Secuencia de replanteo de marco de plantación 9 x 5.
Figura 3: Secuencia de replanteo de marco de plantación 9 x 5.

En terrenos en pendiente, la anchura mínima de la terraza no debe ser inferior a 1,5 m, con una separación entre pies de planta no inferior a los 6 m. Los pies de planta deben plantarse, preferiblemente, a medio camino entre el borde de su propio nivel y el borde del nivel inmediatamente superior.

Cuando se trabaja con terrenos en pendiente va a ser necesario realizar algunas obras auxiliares para evitar problemas de erosión y pérdida de nutrientes por la lluvia o el riego. La primera obra auxiliar es la creación de zanjas o canales de infiltración/drenaje. Los canales de infiltración serán la opción recomendada si el terreno permite una infiltración suficiente del agua de lluvia y no aparecen síntomas de encharcamiento más o menos permanente. Sin embargo, si el terreno el terreno tiene dificultades para infiltrar el agua de lluvia y se encharca con frecuencia o durante periodos prolongados de tiempo, la opción recomendada será el uso de canales de drenaje. En el caso de los canales de infiltración, la pendiente del canal se aproximará al 0%, mientras que para los canales de drenaje, la pendiente estará entre el rango 1-3%, dependiendo de la resistencia a la erosión del cauce del canal, para facilitar el traslado del excedente de agua hacia cotas más bajas y, en algún caso, almacenarla para los periodos más secos.

Ubicación de plántulas de granadilla en sistema de terrazas
Figura 3: Ubicación de plántulas de granadilla en sistema de terrazas

Es necesario destacar que el uso de canales de infiltración o drenaje depende, exclusivamente, de la capacidad para infiltrar agua por parte del terreno en el que está ubicada la plantación y no de la cantidad de precipitación anual. Las lluvias recibidas por el cultivo pueden estar más o menos distribuidas o concentradas a lo largo de todo el año.

Distancia entre curvas de nivel para diferentes pendientes.
Tabla 3. Distancia entre curvas de nivel para diferentes pendientes.

La plantación de plantas entre distintos niveles es en cuadro, si la distancia entre los bordes de las terrazas de dos niveles consecutivos es superior a 4 metros y en tresbolillo si la distancia es inferior a cuatro metros. En cualquier caso, la separación entre pies de planta no debe ser inferior a los seis metros.

Sistemas de plantación a tresbolillo y en cuadro en terrazas o bancales de cultivo.
Figura 4: Sistemas de plantación a tresbolillo y en cuadro en terrazas o bancales de cultivo.

Sistemas de soporte.

La granadilla es una planta herbácea y trepadora que necesita de un soporte para su desarrollo, a fin de tener las mejores condiciones de luminosidad, aireación y protección contra plagas y enfermedades. Se utilizan dos sistemas de soporte: espaldera y emparrado.

El sistema en espaldera permite una mejor distribución de la plantación, facilita el manejo del cultivo y es más recomendable en suelos con hasta un 70% de pendiente. Sin embargo, presenta el inconveniente de que expone en exceso a los frutos a la insolación, la cual puede provocarles daños que deprecian su valor comercial.

Para instalar un sistema en espaldera se utilizan postes de madera o acero galvanizado cada 6 m en la misma hilera y cada 3 m entre hileras. En las hileras, uniendo los postes, se colocan 4 hilos de alambre liso calibre 12. La altura de la espaldera es de 2 m, a 80 cm se coloca el primer hilo de alambre, luego los tres restantes a 40 cm entre sí.

El sistema de emparrado resulta más ventajoso en términos de rendimiento que el sistema de espaldera. Facilita la realización de todas las labores técnicas que requiere el cultivo y proporciona mayor calidad de fruta.

Existen muchas formas de hacer el emparrado, en función del lugar donde se va realizar el cultivo y del marco de plantación seleccionado. Los materiales necesarios para construir el emparrado son:

  1. Pies derechos en forma de postes de madera fina de 3 m de largo, tratados frente a la pudrición y la intemperie, sobre todo la parte que va enterrada en el suelo o bien postes de acero galvanizado que se empotran en pozos de hormigón en masa de 40x40x60 cm a una profundidad de 50 cm (queda sobre el nivel del pozo de hormigón a unos 2,50 metros). Los pozos de hormigón deben encontrarse sobre el nivel del suelo unos 10 cm, para evitar en lo posible futuros problemas de pudrición de la madera o corrosión del metal.
  2. Pies de apoyo en poste de madera tratada, bambú (guadua) o acero galvanizado, de 2,80 m de altura. Opcionalmente, pueden apoyarse o empotrarse sobre cuadrados de hormigón prefabricado de 40 x 40 x 40
  3. Alambre liso de calibre 10, 12 y 16, dependiendo de las dimensiones del emparrado.
  4. Grapas, tensores y otro material de fijación y tensado de los alambres.

A la hora de seleccionar el calibre necesario para el emparrado, hay que tener en cuenta que la planta de granadilla puede suponer una biomasa superior a las 20 toneladas por hectárea cuando está en su plenitud de desarrollo.

Dentro de la estructura del emparrado hay tres tipos de alambre que constituyen el emparrado:

  • Alambre perimetral: El que se utiliza para enganchar las líneas de postes del emparrado con las estacas perimetrales. Los alambres de fijan a los postes y a estacas perimetrales para proporcionar consistencia y tensión a la estructura. Puede utilizarse alambre trenzado, más resistente y flexible, para facilitar el tensado y conexión de los postes y estacas perimetrales.
  • Alambre primario: El que sirve para unir los postes interiores en sentido longitudinal y transversal (formando cuadriculas). Se utiliza alambre galvanizado liso de calibre 10 y 12. Debe estar correctamente fijado a los postes interiores para evitar desplazamientos del cable como consecuencia del peso de las plantas.
  • Alambre secundario: Estos alambres se colocan paralelos a los alambres primarios, con una separación de, aproximadamente, unos 40 cm entre ellos. Cuando alguno de estos alambres se encuentre con un alambre primario o de tensar, debe amarrarse a este para evitar que pueda desplazarse.

    sistema de emparrado para cultivo de granadilla.
    Figura 5: Detalle de sistema de emparrado para cultivo de granadilla.

­­­­

Poda.

Una plantación de granadilla genera gran cantidad de material vegetativo, principalmente tallos y hojas, lo que requiere de un manejo adecuado para evitar alguno de los siguientes problemas.

  • Caída del emparrado por exceso de peso de biomasa.
  • Dificultad a la hora de realizar labores de control de plagas y enfermedades.
  • Hace mas complicada la cosecha de los frutos.
  • Se producen tallos muy largos que producen frutos pequeños.
  • El exceso de sombreado favorece el desarrollo de enfermedades como la Botrytis que afecta a las flores y reduce la cosecha.

Además, la poda es una labor importante porque

  • Mejora los rendimientos por unidad de superficie de cultivo.
  • Incrementa la calidad del producto final.
  • Ayuda a gestionar el sombreo, tanto en los periodos secos como en los húmedos.

En los periodos húmedos, domina el exceso de humedad y hay pocas horas de sol cálidas, lo que favorece que la fruta se queme y el ataque de hongos patógenos. Por ello, en este periodo húmedo se recomienda mantener entre un 40 y un 50% de sombra.

Por el contrario, en los periodos secos, los días son muy calientes y la humedad es escasa. Proteger las frutas de las quemaduras y conservar la humedad del suelo van a ser la prioridad en estos periodos, por lo que se recomienda podar para mantener un sombreo entre el 70 y el 80%.

Puesto que es una labor que habrá que realizar con cierta frecuencia es muy recomendable desinfectar la herramienta o herramientas utilizadas para podar. Una forma de hacerlo es sumergiendo unos 10 segundos la herramientas en una solución de alcohol al 70% o con cloro de uso domestico (lejía) utilizando 5 ml/litro de agua, pero lavando muy bien con agua a continuación para evitar que el cloro oxide la herramienta. Esta operación se hace antes de empezar a podar. Tambien es importante que, antes de almacenar la herramientas en el almacen, aplicarles una cubierta protectora de aceite, o lavarlas y secarlas para prevenir la corrosión.

A continuación se describen los tipos de poda:

Poda de formación.

Cuando el eje primario de la planta se haya extendido, aproximadamente, 1,5 metros sobre el emparrado, se hace lo siguiente:

  • Se despunta el eje.
  • Se eliminan todas las hojas por debajo del nivel de la malla del emparrado.
  • Aproximadamente unos 60 días después del despunte el eje, se seleccionan los 4-6 mejores brotes o nuevos ejes secundarios y se distribuyen por encima de la malla del emparrado con un ángulo aproximadamente idéntico entre ellos.
  • Cuando los ejes secundarios se hayan desarrollo entre 1,5 y 2 metros, se despuntan para obtener los ejes terciarios que son los principales productores de flores. En caso de que haya muchos ejes terciarios, se seleccionan solo los más vigorosos, eliminando los más débiles para obtener mejores granadillas.

    Poda de formación; creación del eje primario
    Figura 6: Poda de formación- Creación del eje primario

Poda de producción y saneamiento.

Esta poda es fundamental porque facilita un buen estado fitosanitario que mejora los rendimientos de fruta. Cuando se combina la poda de producción con riego en las zonas más cálidas, la producción se extiende durante mas tiempo.

La poda de producción o saneamiento incluye las siguientes acciones:

  • Eliminar el material vegetal enfermo.
  • Eliminar tanto los ejes terciarios como los secundarios que ya produjeron y aquellos en los que no cuajaron las flores, para facilitar la renovación de los ejes.
  • Desprender las frutas de pequeño tamaño para mejorar las trasferencia de asimilados al resto de frutas.
  • Eliminar los ejes terciarios en producción dañados o débiles.

    Poda de formación, creación de ejes secundarios
    Figura 7: Poda de formación. Creación de ejes secundarios

Poda de renovación.

A partir del cuarto año desde el establecimiento de la plantación, la producción puede llegar a reducirse entre un 20 y un 25% respecto a los mejores periodos de producción que se corresponden con el segundo y tercer año desde la instalación de la granadilla. La pérdida de producción se debe, principalmente, a las siguientes causas:

  • La plantación esta sobrecargada de ejes improductivos, largos y viejos.
  • El emparrado presenta roturas de cables o elementos en mal estado que es necesario reparar.
  • Existe gran cantidad de biomasa que está enferma o se ha visto afectada por las plagas.

    Poda de formación, ejes terciarios
    Figura 8: Poda de formación. Ejes terciarios

Cuando se dan estas circunstancias, se recomienda renovar el material vegetativo de la siguiente forma:

  • Al final de la cosecha del cuarto periodo de producción, se podan los ejes primarios de cada planta a un metro del eje principal.
  • Los cortes realizados se pintan con una solución de pintura al agua con un fungicida de cobre (oxicloruro de cobre, oxido de cobre, sulfato de cobre9.
  • Todo el material producto de la poda de mantenimiento se amontona fuera de la plantación donde se puede triturar, compostar o quemar para evitar la propagación de plagas y enfermedades. Lo más recomendable es compostar, para mejorar el contenido de materia orgánica de la plantación.
  • Si se observan plantas en mal estado o con un historial productivo poco satisfactorio, se arrancan, se desinfecta el suelo (con caldo bordelés u otros productos similares) y se siembra material nuevo.

Una vez realizadas todas las operaciones anteriores, se procede con la secuencia de actividades que se ha seguido para la poda de formación.

Control de malezas.

Las técnicas de control de malezas son las siguientes:

  • Manual o mecánica.
  • Uso de coberturas o acolchados (orgánicos o no).
  • Control químico.

En el control manual o mecánico, hay que tener cuidado a la hora de no afectar a las raíces de la planta para evitar la infección de la planta con plagas y enfermedades del suelo.

Si se opta por el uso de coberturas o acolchados, hay que seleccionar bien el material utilizado para evitar la propagación de plagas y enfermedades. Las coberturas vivas, requerirán de un mantenimiento periódico para evitar que compitan con el cultivo o se conviertan en refugio de algunas plagas. Los acolchados deberán ser supervisados periódicamente para reponer las zonas deterioradas o degradadas. En el caso de que el acolchado este compuesto de materia orgánica (compost, paja de cereal, virutas de madera, …) habrá que comprobar que no se produce una retirada de nutrientes al cultivo durante el proceso de descomposición de la materia orgánica.

En el control químico, para evitar riesgos para la salud y el medio ambiente, se recomienda lo siguiente:

  • Eliminar todos los brotes del eje principal, localizados entre el suelo y la malla del emparrado.
  • En un radio de 20 cm alrededor del tallo principal, no se aplica herbicida
  • Emplear equipo en buen estado y calibrado, con las boquillas de aplicación en buen estado y sin obturaciones.
  • Lavar el equipo con agua limpia y protegerlo del deterioro.
  • Realizar la aplicación a favor del viento y protegerse con guantes, mascarilla y ropa adecuada.

Abonado.

La cantidad de fertilizante que se debe usar depende de la reserva del suelo y los requerimientos de la planta. Por este motivo antes de fertilizar es conveniente realizar un muestreo y análisis del suelo.

Con el fin de contar con la información necesaria para tomar una decisión acertada en la fertilización de la planta de la granadilla, dentro de un marco de rentabilidad económica, la realización de un análisis foliar puede ser una buena referencia.

El muestreo para realizar el análisis foliar puede ser de dos clases:

  • Todas las hojas de cualquier planta de granadilla, seleccionadas de manera aleatoria y antes de que comience la fase de fructificación.
  • En los tallos medianos y productivos, la cuarta y quinta hoja maduras (sin crecimiento foliar) desde el inicio de crecimiento del tallo.
    Análisis foliar de granadilla
    Tabla 4: Análisis foliar de granadilla

    << INTRODUCCIÓN AL CULTIVO DE LA GRANADILLA

PLAGAS, ENFERMEDADES Y FISIOPATIAS EN GRANADILLA >>

 

Sharing is caring!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *